Silencios contados a media voz. Sonrisas
quietas en labios mudos. La historia de una vida y de las vidas que acompañaron
a ésta. La historia de mis gentes, de nuestras gentes, de una guerra entre
hermanos. Historias de la historia trazadas con una pluma ágil, costumbrista,
tan experimentada y precisa como lo es la de los mejores narradores
contemporáneos. Todo eso y más es, Las palabras del viento, de María Narro. Una
obra que, sin lugar a dudas, se merece un puesto destacado en nuestra narrativa
contemporánea. Una historia que te arrancará sonrisas, lágrimas y admiración,
como suele hacerlo un trabajo preciso y lleno de magia”
Antonia J
Corrales. Escritora y Correctora
-------------
Fue un amago de Guernica, lo has hecho de maravilla. Con esa sensibilidad
que roza el dolor sin perder la sonrisa. Sigüenza se merece un sitio en la
historia que le corresponde.
Y tú la has colocado donde se
merece...
Almudena (Madrid)

La novela...

La novela...
(cada capítulo lleva nombre de mujer)

20 oct. 2010

Quizá el penúltimo cartucho de promoción en solitario...

¿Cómo vives tú la guerra civil en esa época? Porque los hechos son históricos, pero los personajes y acciones no.

Bueno... a mí nunca nadie me habló de la guerra, en mi casa no hubo bandos aunque nací en un cuartel; desde que cumplí los 13 años otro tema marcó mi vida. Pero siempre he sido curiosa e inquieta, y el tema de la guerra civil me atraía. No soporto las injusticias ni he creído nunca en la política... quizás sea por eso.
Me rechinan los dientes que, después de haberla estudiado medianamente y documentado para escribir algo sobre ella, aún deba pensar que hubo buenos y malos. Si antes de empezar a escribir la novela era Apolítica, ahora lo soy más todavía.
No creo en la política sino en el ser humano –unos días más que otros-, como Las palabras del viento.

¿Que cómo la viví? Como digo por ahí fue todo un reto; imagínate que de bruces te despiertas en el 36 o antes. Tú ya sabes lo que va a pasar, pero tus personajes no... y creas y escribes y vives con ellos.
Fui a Sigüenza, Pelegrina y la Cabrera –el pueblo que inspira la novela- varias veces, perdida alguna. Y anduve huyendo de la guerra por los caminos y los montes, y rocé el miedo y miles de historias ocultas y silenciadas.
Lo viví de una forma horrorosa y apasionante, y divertida a veces.

(quizá éste es mi penúltimo cartucho de promoción en solitario... quizás, quizás, quizás)

9 comentarios:

alba-luz dijo...

Creo que si son listos va a ser el último.

Un besito.

fgiucich dijo...

Las guerras no se pueden vivir de otra manera. Pienso como alba-luz. Abrazos.

Lucía dijo...

Pienso igual, si son listos será el último.
Besos.

Bandada de Palabras dijo...

Ánimo María!!! Y mis mejores deseos para tu viaje con la siguiente novela.

Ricardo Miñana dijo...

Que la ilusión y la esperanza sigan llamando a la puerta en el nuevo año que llega,
y que se cumplan tus deseos.

¡¡¡Feliz año 2011!!!

disancor dijo...

Te deseo grandes éxitos, en tú carrera litraria y en tú vida.
Feliz fin de semana.
Un saludo cordial.

la-de-marbella dijo...

Me gustaría mucho leerlo. lo has publicado?

María Narro dijo...

aún no. Hoy, 12-5-11, hay expectativas, pero ni claras ni oscuras, he de esperar.

Cuando publique te enterarás. Al ser una novela corta pero intensa y de fácil lectura, la promoción no será dificil. Igual que conseguí reunir a casi 500 personas en la 1ª presentación de mi primer libro, cuando se enterén de que he vuelto a escribir y de qué va el libro me ayudarán. En internet para promocionarla tampoco estoy sola, creo.

Ésta vez lo quise hacer por mí misma y por eso me está costando.

María Narro dijo...

cosa de brujas, yo contesté a esto el otro día.

Hoy, 19-5-11, todavía no está publicada. Estoy esperando el sí o el no para ponerme en contacto con mucha gente. Contigo también.

un beso.